Leyendo cuentos, haciendo lectores

A principios de este mes estalló la alarma: el primer estudio sobre la Evaluación de la Competencia en los Adultos (PIAAC), parecido al Informe PISA de los estudiantes, dejó a los españoles en muy mal lugar. De todos los países participantes, somos los penúltimos en comprensión lectora y los últimos en matemáticas.

Muy socorrida es la frase “es que yo soy de letras” o “yo soy de ciencias” como excusa por no saber algo. En realidad no se puede ser de una cosa ni de otra sin antes ser lector, sin antes ser alguien que lee y entiende lo que lee. Adquirir el hábito lector es el primer paso para trabajar la comprensión lectora. Por eso es tan importante fomentar el gusto por los libros desde el inicio.

Leyendo cuentos, haciendo lectores

Leyendo cuentos, haciendo lectores- Ilustración: Derlaine

Este acercamiento a los libros debe hacerse desde la familia de una forma constante y lúdica. Y, sobre todo, dando ejemplo a los pequeños con la lectura. María lo expone muy bien en este reciente post sobre cómo Estimular la lectura desde casa.

Aunque el niño sea apenas un bebé, disfrutará de los cuentos, de la voz de sus padres narrando historias, de sus gestos… y poco a poco repetirá retahílas, movimientos o sonidos y se convertirá en participante activo de este cuentacuentos familiar. Pilar reflexiona en un artículo titulado Libros y bebés: ¿tiene sentido?  sobre la importancia de acercar los libros a los niños cuanto antes.

Cuando los niños comienzan a leer muchos padres creen que su labor ha terminado, que el niño ya es autónomo y debe leer solo. Nada más alejado de la realidad. Este es un momento crítico para hacer lectores. Es cuando más debemos acompañarlos, buscar con ellos el libro perfecto (no el que más enseñe, no el que más le convenga; eso ya vendrán después), aquel que despierte su interés, que les motive a seguir leyendo, que les invite a abrir otros libros. En la revista SerPadres podemos leer un artículo sobre Libros para niños: elegir según su edad.

Si durante estos primeros años hemos hecho bien nuestro trabajo como animadores a la lectura, nuestros hijos tendrán abiertas las puertas al mundo.

ProtagonistasOtra herramienta que podemos utilizar para motivar la lectura son los cuentos personalizados. Estos libros se caracterizan porque el protagonista de la historia es el lector. Algunos cuentos personalizados son muy sencillos y apenas incluyen un par de frases por página. Pueden ser muy útiles para pre-lectores. A los  peques les gustará ver su foto y su nombre en el cuento.

Y cuando son un poco mayores, los libros personalizados donde se desarrollan verdaderas aventuras se convertirán en sus favoritos.

Para el niño que no muestra atención por los libros puede ser un recurso muy útil: en cuanto vea que en ese cuento aparece un protagonista que se llama como él, que va al mismo cole que él, que merienda lo mismo, que coinciden en la comida que más le gusta… querrá leer la historia para conocer su final. Y cuando comprenda la magia del cuento personalizado, querrá leerlo una y otra vez. El hecho de que la historia y el entorno sea el mismo que el del niño va a facilitarle comprender la lectura. Y una vez que lea un libro de forma satisfactoria ya tendremos un gran camino hecho para que descubra otra cuentos, otros libros. Y si el niño ya es lector, disfrutará sin duda de una historia en la que él es el protagonista.

Sea personalizado o no, a la hora de elegir un libro infantil debemos ser selectivos, como ya dijimos en nuestro Decálogo de Libros Infantiles, pues de esto va a depender que nuestros hijos disfruten de la lectura.

Lee y conducirás, no leas y serás conducido.
Santa Teresa de Jesús

Esta entrada fue publicada en Cuentos personalizados, Ideas para regalar, Libros Únicos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.